Concierto en Cáceres

27 de abril de 2019

El sábado participamos con el Coro In Pulso en el “IX Encuentro Coral” de Cáceres. El concierto tuvo lugar en la sala Clavellinas de la ciudad y Microcosmos presentó un programa muy variado: obras de Mendelssohn, del cancionero de Medinacelli, una habanera de S. Iradier, el “Agnus Dei” de K. Jenkins, “Hallelujah” de L. Cohen, del folclore extremeño “La jota de la Siberia” , obras de Bernstein: “América”, “Maria”, “Tonight” y otras obras muy actuales como “Bohemian Rhapsody” de F. Mercury y “Mamma mia” de Abba.

La actuación del coro Microcosmos fue muy satisfactoria, resultado del intenso trabajo de ensayos y técnica vocal de los meses previos al concierto.

  • https://youtu.be/E_l1qQ-gb8M

Un instante destacado de la actuación fue el solo que interpretó de uno de nuestros tenores.

Hubo momentos de concentración máxima

Y AUTÉNTICAS Voces en acción

Escucha: DIE NACHTIGALL

Después del concierto la cena al aire libre con las vistas de la ciudad, los momentos de distensión y el menú de lujo fue la guinda final del día.

Por la mañana, antes de volver pronto a Madrid para votar en las elecciones generales, una visita por el casco antiguo de la ciudad la ciudad antigua fue el colofón del viaje. Este espacio emblemático de Cáceres fue declarado patrimonio de la humanidad en 1986. Dar un paseo por las calles de esta ciudad antigua es caminar entre edificios de la Edad Media y el Renacimiento.

Pero el viaje comenzó en la Ciudad Universitaria con algunos sobresaltos. El sábado, 27 de abril, se unieron algunas fuerzas ocultas para retrasar la salida del autobús: oposiciones en las facultades con multitudes de personas en el campus; maratón en la ciudad con sus correspondientes multitudes de espectadores y cantidades de calles cortadas. Los móviles de los coralistas echando humo de tanto whtasapp, apurados por los retrasos. La salida de Madrid fue difícil, una hora después de lo previsto, pero finalmente el autocar emprendió el viaje con todos a bordo.

Conciertos y actuaciones del tercer trimestre de 2018-19

Cartel del concierto de Cáceres

Desde el 24 de abril al 12 de julio tenemos las siguientes actuaciones:

  • 24 de abril, miércoles. Concierto en la Iglesia de la Hermandad del Santísimo Cristo de la Fe. C/ Atocha 86.
  • 27 y 28 de abril, sábado y domingo. Concierto en Cáceres el día 27.
  • 10 de mayo,viernes, 20:00 h. Concierto Federación coral. Catedral Anglicana del Redentor.
  • 24 de mayo, viernes. Graduación de Informática en el Paraninfo de la UCM, C/ San Bernardo 49, Madrid.
  • 31 de mayo, viernes y 14 de junio,viernes. Actos de graduación en la Facultad de Económicas del campus de Somosaguas.
  • 1 y 2 de junio, sábado y domingo. Conciertos en Mamblas, provincia de Ávil.
  • 22 de junio, sábado. Concierto día de la Música. Iglesia de Nuestra Señora de las Delicias.
  • 12 de julio,viernes. Acto de graduación en la Facultad de Químicas.

Abendlied, Op. 69, No. 3

Josef Rheinberger

Abendlied o canción de la tarde, es un motete compuesto por  Josef Rheinberger (1839-1901) a partir del verso escrito por Lucas 24:29, referente a la aparición de Jesús en el Camino de Emaús. El texto en alemán está tomado de la traducción de la biblia hecha por Martín Lutero.

Bleib bei uns,                                              Quédate con nosotros,
Denn es Will Abend Werden,                   Pues se hará de noche
und der Tag hat sich geneiget.               Y el día toca a su fin.

El motete está escrito para un coro mixto de seis voces, y lo sorprendete es que la primera versión la compuso Rheinberger cuando tenía 15 años. Posteriormente, revisó la composición y la incluyó dentro de la obra Op 69, con el No 3:  “Drei geistliche Gesänge für gemischten Chor”,  es decir, “Tres canciones sagradas para coro mixto”.

If it be love to sit and mourn

Si es amor sentarte y llorar

John Hilton, “el joven”,

aus “Ayres, of fa la’s para tres voces”

Ayres, or fa la’s para tres voces, es un libro de música barroca, compuesta por John Hilton el joven. El autor de las letras es desconocido, la mayoría de ellas tratan temas de amor. La obra “If it be love to sit and mourn” pertenece al género musical conocido como madrigal inglés, muy en auge en el Renacimiento y primer periodo Barroco. El origen de los madrigales está en Italia, pero el “madrigalismo” arraigó con fuerza en la cultura inglesa hasta el punto que el madrigal continuó produciéndose en Inglaterra mientras que en el resto de Europa había sido prácticamente abandonado.

John Hilton, el joven, compuso varios madrigales, pero fue bastante ignorado por los estudiosos por considerar las obras de poca altura. Afortunadamente hoy día muchos autores reconocen su calidad musical.

 

 

 

 

 

 

Corten espadas afiladas del Cancionero de Medinacelli

CANCIONERO DE MEDINACELLI (1535-1595)

Música polifónica española del Renacimiento. En el siglo XVI se copió manuscrito original y se guardó en la biblioteca del Duque de Medinaceli, de donde recibe su nombre. El cancionero consta de 177 obras entre las que destacan los madrigales, completándose con villancicos y romances. Son varios los compositores de las obras de este cancionero, entre otros Cristobal de Morales , Ginés de Morata y Juan Navarro. Contiene también 43 piezas anónimas, una de ellas:

“CORTEN ESPADAS AFILADAS”

“EL HOMBRE ARMADO”, UNA MISA PARA LA PAZ

L’HOMME ARMÉ,  MISA PARA LA PAZ

Resultado de imagen de EL HOMBRE ARMADO, MISA PARA LA PAZ

Compositor: Gales Karl Jenkins

Textos: Guy Wilson.

La obra tiene la estructura de una misa católica: Kyrie, Sanctus, Agnus Dei y Benedictus” e incluye textos de distinta religiones y culturas. La misa fue encargada por las Armerías Reales para celebrar la llegada del milenio y el estreno tuvo lugar en el año 2000, a cargo de la Orquesta Filarmónica de Londres y el Coro Nacional Juvenil de Gran Bretaña, dirigidos por el propio Karl Jenkins. La composición tiene un marcado carácter anti-belicista y es una reflexión sobre el paso del siglo “ más desgarrado por las guerras y más destructivo de la historia humana”  al nuevo milenio, con la esperanza de un futuro de paz. Fue escrita para orquesta y coro y se dedicó a las víctimas de la guerra de Kosovo, conflicto que se desarrollaba a la vez que se componía la obra. Jenkins integra la canción popular del siglo XV “L’homme Armé” en el primer y último movimiento de la misa

Karl Jenkins es un compositor y músico británico, nacido en Gales en 1944. Sus trabajos más conocidos incluyen la canción “Adiemus” y la serie de álbumes: Adiemus, Paladio y  su Réquiem. En 1999 publicó The Armed Man: A Mass for Peace, cuyo “Agnus Dei” ha pasado ya a ser un clásico contemporáneo.

La misa comienza con un toque de tambor a ritmo de marcha y el coro entona:

1. El hombre armado
El hombre armado
debe ser temido.
Se ha mandado proclamar por todas partes
que todos deben armarse
con una coraza de hierro.
2. Llamada a la oración
3. Kyrie
4. Sálvame de los hombres sanguinarios
5. Sanctus
6. Canto antes de la batalla
7. ¡Al ataque!
8. Llamas furiosas
9. Antorchas
10. Agnus Dei
Después de los traumas de la guerra, este movimiento trae la esperanza de la paz. Es una hermosa puesta en música de la parte de la misa en latín que dice:

– Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo,

ten piedad de nosotros.

– Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo,

ten piedad de nosotros

– Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo,

danos la paz.

11. Ahora han callado las armas                                                                                                12. Benedictus                                                                                          

Luego el coro vuelve a las palabras de L’homme armé, esta vez en forma de una fuga breve para después cantar:

13. Mejor es la paz                                                                                                                            

La misa acaba con un himno que utiliza un texto  del Apocalipsis. Los metales y la percusión callan de repente y el coro canta sin acompañamiento:

Dios enjugará las lágrimas
y no habrá ya ni muerte
ni luto ni llanto
ni habrá ya dolor.